Moto GP

Atrevido, Márquez gana en Japón y consigue su séptimo título mundial

Domingo, 21 de octubre de 2018

 

Marc Márquez ganó en Motegi y con tan sólo 25 años gana su séptimo título del mundo y quinto en Moto GP a falta de tres carreras para el cierre de la temporada, para seguir inflando su historia en la categoría, en la que iguala los títulos de Doohan, pero con 8 años menos. La caída de Dovizioso facilitó el festejo del español. Cal Crutchlow marcó doblete para Honda y Alex Rins completó el podio nipón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es el mejor piloto del momento. Uno de los mejores pilotos de la historia del motociclismo. Y no solo porque este domingo en Japón haya logrado su quinta corona en MotoGP, las mismas que Mick Doohan –dos menos que Rossi, tres menos que Agostini, el más laureado–, sino por cómo gana y lo que (se advierte) puede ganar todavía. Marc Márquez se ha convertido, a sus 25 años, en el campeón más joven en alcanzar siete títulos mundiales, pues a los de la categoría reina suma uno en 125cc y otro en Moto2.

 

Es la referencia. Es historia del deporte.

 

Por el atrevimiento. Por el riesgo. Por las formas. Por la técnica. Porque ha llevado al motociclismo a otro nivel. Ha convertido los grandes premios en otra cosa. En una guerra en la que para ganar hay que sobrepasar los límites, pensar poco, jugar siempre en el filo. Él pone las reglas. Porque con su pilotaje provoca carreras repletas de toques, de las que se viven en un ay; carreras de las que uno puede esperar cualquier cosa: gloria o lamento; carreras en las que participan los márgenes de la pista, pues él es el primero que apura cada centímetro. El que quiera batirle tiene que jugar a lo mismo.

 

La final en el país del sol naciente, tenía a Andrea Dovizioso (Ducati) partiendo desde la pole para intentar hacer lo que dijo en su llegada al circuito el jueves pasado: "Mi objetivo es retrasar la celebración de Marc lo máximo posible". Márquez, quien se clasificó en la segunda fila, en el sexto lugar con la Repsol Honda, siguió a Dovizioso durante la mayor parte de la carrera, hasta que a falta de tres vueltas para el final, superó al italiano para tomar la delantera. Dovizioso no se amilanó e intentó recuperar el mando arriesgando todo en la búsqueda del piloto de Honda, pero cuando parecía que el contraataque era eficaz, la Ducati se fue al suelo sirviendole la mesa del festejo a la moto 93.

 

 Cal Crutchlow (Honda) heredó el segundo lugar del podio y Alex Rins completó en el último escalón con la Suzuki. El eterno Valentino Rossi (Yamaha) cerró en la cuarta posición a más de seis segundos del ganador y por delante de Álvaro Bautista (Ducati). Johann Zarco (Yamaha Tech 3), Maverick Viñales (Yamaha), Dani Pedrosa (Honda), Danilo Petrucci (Premac Ducati) y Hafizh Syarin (Yamaha Tech 3) cerraron el top ten.

 

"Ha sido un campeonato que después del comienzo ya me imaginaba podía ganar. Pero haces la diferencia cuando tienes la pelota del partido y lo consigues. Andrea merecía estar en el podio con nosotros, una lástima. Veía que si llegábamos a la última vuelta juntos, él tenía las de ganar. Lo he intentado a falta de 8 vueltas pero cometí un error al tocar un poco la tierra. La última me costó concentrarme, pero fue muy bonito. Lo celebré con toda la gente del fans club que me había preparado allí un tipo de videojuego. Se me ha salido el hombro durante la celebración. A final de temporada habrá que operar, en diciembre tocará pasar por chapa y pintura".