MotoGP LA VENGANZA DE MARQUEZ, GANO EN SAN MARINO Domingo, 15 de septiembre de 2019 Tras perder las últimas dos competencias en los metros finales, el campeón reinante superó a Quartararo en la última vuelta y se llevó el Gran Premio de San Marino, escenario de la 13ª fecha del Mundial. Viñales llegó tercero, por delante de su compañero de Yamaha, Valentino Rossi, el local. No tiene saciedad Marc Márquez. El cómodo líder del campeonato de MotoGP marchó segundo, detrás de Fabio Quartararo durante todo el Gran Premio de San Marino, sede de la 13ª fecha de la temporada, y no necesitaba arriesgar por la victoria. Pero es un ganador nato, sediento de triunfos siempre, y en la última vuelta, se la jugó, superó al rookie francés y se alzó con la séptima victoria del año para ampliar su ventaja en el Mundial. Además, se quitó las espinas de las pasadas competencias, donde perdió con Andrea Dovizioso y Alex Rins, respectivamente, en los últimos metros de los Grandes Premios de Austria y Gran Bretaña, respectivamente. Con la partida en el circuito de Misano, donde las tribunas se visten de amarillo flúo para alentar a Valentino Rossi, Maverick Viñales se mantuvo al frente del pelotón, Quartararo lo escoltó y Franco Morbidelli completaba el trío de Yamaha en los primeros metros, pero Márquez superó al italiano y fue por los punteros, quienes se intercambiaron las posiciones en la segunda ronda. En el tercer giro, Márquez dio cuenta de Viñales y empezó a recortarle a El Diablo. Con las primeras tres posiciones planchadas, el show lo daba Valentino desde el séptimo lugar, quien primero ganó una posición ante el leve despiste de Rins y luego superó a Pol Espargaró para meterse quinto, detrás de Morbidelli, a quien dejó atrás cuando restaban diez giros para la bandera de cuadros. En el inicio de la última vuelta, Márquez se tiró en la recta principal y pasó al frente, pero Quartararo no se rindió y volvió al liderazgo un par de curvas después, pero el campeón, con la pericia de siempre, estiró el frenaje en una de las variantes, desafiando a la gravedad, y dobló por delante para encaminarse a su 51º éxito en MotoGP. "No me hacía falta ganar, porque mis rivales en el campeonato estaban atrás, pero siempre es una motivación hacerlo, así que me la jugué en la última vuelta. Sabía que Fabio era muy rápido en el sector 3, por eso me la jugué antes, después traté de defenderme y, cuando me superó, me tiré en el siguiente frenaje. Fue una muy buena carrera y estoy feliz con la victoria", expresó el de Cervera. Con este triunfo, Márquez suma 275 unidades y amplió la diferencia con Dovizioso a 93 puntos.