FORMULA 1 El día que un argentino le dio el primer triunfo a Ferrari en F1 Martes 14 de Julio de 2020 El 14 de julio de 1951 José Froilán González hizo historia en la máxima categoría: comenzó la racha triunfal del equipo italiano. Recordá los detalles de aquella jornada. El 14 de julio de 1951, el Mundial de Fórmula 1 cumplía su duodécimo compromiso en Silverstone, escenario del GP de Gran Bretaña, por la quinta fecha de la temporada. José Froilán González llegaba a su segunda carrera con la Scuderia, que lo había contratado en la carrera anterior en Francia y terminó segundo, al darle su auto a Alberto Ascari, quien había roto la caja del suyo. En el trazado inglés, Pepe marcó 1m43s4 para quedarse con la pole position (primera en la historia de Ferrari en la F1) pero, tras la largada, pierde transitoriamente la punta con Felice Bonetto (Alfa Romeo). Sin embargo, en la segunda pasada, el de Arrecifes recupera la punta y Juan Manuel Fangio (Alfa Romeo) lo sigue. En el décimo giro, el Chueco supera a su compatriota y amigo y ambos marchan a un ritmo impresionante. El primero en detenerse en boxes es Fangio, pero su Alfa se detiene y cuando vuelve a pista, había perdido más de un minuto. Ascari, piloto N°1 de Ferrari, marchaba tercero detrás de los argentinos e ingresó a los pits en la ronda 55, pero cuando volvió a la pista, la caja de velocidades comenzó a fallar y tuvo que desertar. Un par de giros después entró Froilán, y contrariamente a lo que se pensaba, que le tendría que dar su auto al italiano, éste se negó y el Cabezón se encaminó hacia el triunfo. El primero de Ferrari en el campeonato del mundo. Ese que lo dejó a Froilán en la historia grande del Mundial y de la Casa Rossa de Maranello. 16 campeonatos mundiales, 233 victorias y 739 podios. El legado de Ferrari, hasta ahora la escudería más ganadora en la historia de la Fórmula 1, es realmente impresionante. Una historia repleta de éxitos que comenzó con José Froilán González, quien un día como hoy pero de 1951 obtuvo el primer triunfo del equipo italiano al adjudicarse el Gran Premio de Gran Bretaña. El argentino ingresó a la casa del Cavallino Rampante por la ventana. El equipo para esa temporada ya estaba completo, sin embargo una serie de sucesos hicieron que el tercer vehículo estuviera vacante. El mismísimo Enzo Ferrari les insistió a sus jefes de equipo que probaran con Froilán. Y no defraudó: segundo en Francia y la confirmación para disputar la cita en Silverstone. Aquel fin de semana hizo todo bien. Lideró las prácticas y marcó la pole position con un récord histórico con más de dos segundos de diferencia con sus compañeros de equipo, los italianos Ascari y Villoresi. Llevó la Ferrari V12 a más de 161 kilómetros por hora. Una mala salida lo relegó al segundo lugar. Recuperó el liderazgo en el segundo giro e inmediatamente otro argentino se metió en la pelea: Juan Manuel Fangio. Fueron intercalando posiciones y ya para la vuelta 37 le sacaban una al resto de los perseguidores. El ritmo de ambos era impresionante. Un problema en la parada le quitó 72 segundos a Fangio: cuando Froilán volvió a la pista, ya lo aventajaba por 51 segundos. De esa manera, Ferrari ya tenía su primera victoria en la máxima categoría asegurada, completando el podio con Luigi Villoresi (con dos vueltas menos). Froilán González, único argentino ganador en las 24 horas de Le Mans, volvió a cruzar la meta en la primera colocación en el mismo escenario en 1954, temporada en la fue subcampeón mundial. En total disputó 26 Grandes Premios, sumó dos triunfos, quince podios, tres poles y seis récords de vuelta. Falleció el 15 de junio de 2013 a los 90 años. De Arrecifes al mundo. Su legado ocupa una parte muy importante en la historia del automovilismo.